Filtro de procura
Etiquetas
Etiquetas
Voltar

Los voluntarios de FCC Premio Ciudadanos 2010

15/07/2010

Los voluntarios de FCC Premio Ciudadanos 2010

El programa de responsabilidad social 'Voluntarios de FCC' ha sido galardonado con el VIII Premio 'Ciudadanos 2010', que concede la Asociación del mismo nombre y cuyo objetivo es el reconocimiento a las personas o instituciones que se comprometieron con su esfuerzo y dedicación en proyectos innovadores o de apoyo y solidaridad con los ciudadanos, que dan respuesta a sus necesidades y que son portadores de valores y señas de identidad.
Los voluntarios de FCC Premio Ciudadanos 2010

El jurado, presidido por el catedrático Manuel Nuñez Encabo, ha valorado especialmente la estrecha colaboración del programa de voluntariado social de FCC con los fines y objetivos de la Fundación Esther Koplowitz, en particular con sus  residencias de Madrid, Valencia y Barcelona levantadas a iniciativa de su fundadora.  Asimismo, el galardón reconoce el impulso del desarrollo de acciones desde la sociedad civil que fomentan la solidaridad con los más necesitados y que son portadores de valores y señas de identidad.

El programa Voluntarios de FCC, enmarcado dentro de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), fue puesto en marcha hace dos años con el objetivo de crear una red solidaria, constituida por personas que trabajan en la empresa de Servicios Ciudadanos, familiares y amigos que aportan su experiencia, conocimientos y tiempo para mejorar la calidad de vida y el bienestar de los colectivos más necesitados. 

En la primera etapa de este programa se han hecho coincidir los objetivos del Grupo con los de la Fundación Esther Koplowitz, cuya labor en beneficio de los más desfavorecidos se desarrolla por iniciativa de la empresaria desde hace años. El programa es una oportunidad para dar a conocer y fomentar entre el resto de trabajadores las ventajas de participar en proyectos de ciudadanía corporativa, apoyando la misión de la compañía de crear valor para la sociedad y contribuir al bienestar de las personas.

En las próximas semanas está programado el lanzamiento de un portal del voluntariado donde se den a conocer las actividades previstas y que sirva a la vez como plataforma para ir sumando más voluntarios ante la ampliación del programa por toda España. 

Entre los objetivos del plan se encuentran facilitar el acceso voluntario a proyectos de ac¬ción social al mayor número posible de empleados de FCC, divulgar la RSC dentro de la Compañía, su significado, sus implicaciones y sus beneficios, así como incrementar el sentimiento de pertenencia al grupo de Servicios Ciudadanos, a través de la colaboración entre empleados procedentes de las diversas actividades de sus diferentes empresas.

Fundación Esther Koplowitz

El programa Voluntarios FCC desarrolla su actividad en las residencias de ancianos ?Nuestra Casa? situadas en  Collado Villalba (Madrid), Fort Pieç (Barcelona) y la destinada a discapacitados físicos y psíquicos ubicada en Valencia.

En 2001, la Fundación Esther Koplowitz entregó a la Comunidad de Madrid la  'Residencia Nuestra Casa', ubicada en Collado Villalba. Sus instalaciones acogen de forma permanente a 140 ancianos sin recursos, así como a otros 40 en el centro de día. Esta residencia acoge tanto a personas con enfermedades de mayor gravedad como el azheimer o la arterioesclerosis como a aquellos que disfrutan de una mayor calidad de vida.

La Fundación Esther Koplowtiz financió en Barcelona la edificación y equipamiento de su segundo centro, la Residencia de Ancianos Fort Pieç. Con una capacidad de alojamiento de 137 plazas para residentes permanentes y 30 para el centro de día, la residencia fue entregada en febrero de 2003 al entonces alcalde de Barcelona, Joan Clos.

Por último, la Residencia de discapacitados físicos y psíquicos La Nostra Casa, de Valencia fue entregada en 2004 por la Fundación Esther Koplowitz al Ayuntamiento de Valencia. La residencia tiene 60 plazas de internos y 40 en el centro de día. Al igual que con las otras dos instalaciones de Madrid y Barcelona, la construcción de esta residencia por parte de la Fundación Esther Koplowitz tiene su origen en la constante preocupación de su presidenta por un colectivo en situación de grave desamparo.